Mentalidad Empresarial

By | agosto 29, 2014

Mentalidad en el siglo XXI

Mentalidad empresarial en el siglo XXI

Si deseas que tu proyecto empresarial arranque o continúe fuerte y seguro a través de los años, el primer paso es definir el destino que buscamos. ¿El activo más valioso que tienes en tu vida? Tu tiempo. El tiempo,las horas, los días, las semanas, los meses y los años. 

Si desde jóvenes (en el negocio o en la vida) aprendemos a honrarlo y nos acostumbramos a “resentir el paso del tiempo”, desarrollaremos un adecuado nivel de pro-actividad. 

El usar bien el tiempo consiste en preguntarnos 4 ó 5 veces al días ¿qué estoy haciendo con mi tiempo? Y si la respuesta es que estoy dedicando mis horas a actividades que tienen que ver con el logro de mis objetivos y con el cumplimiento de los roles reales que tengo en mi vida (empresario, padre, esposo, hijo, amigo, miembro de una comunidad y/o de una religión, etc). 

Así que no lo pensemos más, y dediquemos los minutos que vienen a definir el destino de nuestro negocio y nuestra mentalidad empresarial

¿Ser un líder de verdad y ser ejemplo para los demás? Vivir arriba de la línea 

Todo éxito en la vida, en cualquier ámbito de la misma, comienza por la vivir y conducirse con la actitud correcta. 

Tanto a nivel empresarial como familiar, el líder debe ser un ejemplo de actitud sólida y constructiva: debe vivir “arriba de la línea”. 

Es imprescindible mantener una actitud consciente y enfocada, de asumir lo que uno tiene o no tiene en la vida, como resultado de sus propias acciones y decisiones. En las cosas grandes y en las cosas pequeñas, como persona, profesional o empresario, los resultados que obtenemos son producto de lo que hemos hecho y de lo que hemos dejado de hacer. 

Si me esfuerzo por sentirme dueño de mi propio destino, y responsable de mis acciones y resultados tengo mejores oportunidades de ser exitoso en la vida, de lograr avances y metas trascendentes, al enfocarme a actuar en lo que está bajo mi control, no perder el tiempo y la vida divagando, quejándome de las cosas que no puedo controlar. 

En el caso de los negocios, siempre hay nuevas tendencias, estrategias y modelos empresariales que permiten mejorar la productividad y rendimiento de las organizaciones. ¿Porqué negarnos a aprender y crecer? enfatizó el empresario Salomón Juan Marcos Villarreal presidente de Grupo Denim.